Los besos envenenados de Mundaka

No se puede explicar el porqué la amamos aunque sus besos nos quiten la vida. Hablar de Kepa es hablar de Mundaka, su ola, su casa. Kepa Acero y Natxo Gonzalez, cogiendo aire en ese tubo que alimenta nuestra alma.