La insostenible situación del Surfing en La Cicer

Los problemas para hacer Surf en La Cicer

Las Canteras, en Las Palmas de Gran Canaria, es una de las mejores playas urbanas de Europa e incluso se ha dicho que del mundo (diario Clarín).

Es algo innegable: clima, comunicación, ocio… Pero también tiene unas condiciones aceptables para surfear todo el año, al margen de estar al lado de una de las mejores derechas de Europa (El Confital).

A medida que el tiempo ha ido evolucionando, los billetes de avión abaratándose, todos los que vivimos en la ciudad y surfeamos regularmente en La Cicer nos vamos enfrentando a una serie de problemas (y más ahora que llega el verano) que voy a agrupar dependiendo de con quién los tengamos.

 

Damian-Moro surfeando

Damian Moro, uno de los asiduos a la ola de La Cicer. Foto_ José V. Glez / Fanfi Shop

 

– Problemas derivados del turismo:

El turista kamikaze: Se distingue por lo siguiente: “no he surfeado en mi vida, soy más de secano que un ajo de Albacete, pero ¡hey!, ahí alquilan una tabla. Fijo que tengo un estilo natural que ni Kelly Slater inspirado”. Y ya sabemos lo que ocasionan. Yo me he llevado varios golpes de alguno que no sabe ni hacer un patito o agarrar la tabla en la ola (incluso algún toque en la tabla).

 

– El surfista ocasional:

“Oye, voy a estar este fin de semana en la isla y quiero surfear todas las olas posibles. No he ni llegado al pico pero me gusta como viene rompiendo esta… Seguro que yo la aprovecho mejor que el pringao que la está cogiendo. Total, no voy a volver este año.” Y básicamente pasan de todo código establecido de buenas prácticas.

 

Juanfra-Batancor surfista

Juanfra Betancor, una leyenda viva del surf canario. Retrato_ José V. Glez / Fanfi Shop

 

–  Problemas derivados de la actividad de las escuelas:

Yo aprendí a surfear a base de vídeos de youtube, revolcones, ver a gente en la playa y que muchos surferos veteranos (a los que animo a seguir haciendo esto y agradezco sus consejos) me explicasen cosas.

También reconozco que ser semiautodidacta no es un camino fácil, rápido… y que a lo mejor por eso soy tan malo cogiendo olas, así que tampoco voy a decirle a nadie cómo debe aprender. Es más, cuando tenga hijos, tengo claro que irán a una escuela de surf.

Lo que no puede ser es que las escuelas se hayan repartido la playa y acaparen picos sin dejar surfear, en ocasiones, al resto y sobretodo, sin controlar a sus chicos.

En una ocasión, me llevé un buen golpe contra una piedra al tirarme de la tabla en el barranco para no golpear a un niño de unos 10 años que  se metió en una ola en la que yo ya había hecho el bottom turn.

Del golpe, dejé de surfear ese día. Otros días también he recibido amenazas veladas como: “te vas a hacer daño si sigues aquí” por ejemplo, por parte de monitores de alguna escuela. También debo decir que otros monitores se portan fenomenal y me han corregido fallos sin ser alumno, conviven estupendamente y son gente fantástica.

 

– Problemas derivados de las competiciones:

En relación a este punto, quiero hacer hincapié en las competiciones. No se puede cerrar una parte de la playa para hacer una competición poniendo simplemente banderas en el paseo y teniendo una persona con un megáfono dando gritos desde el mismo.

Se deberían poner corcheras en el agua o boyas fondeadas para delimitarlo y tiene que haber medidas de seguridad, como una moto de agua, por si a algún niño le pasa algo. Que un gemelo se le puede subir a cualquiera, especialmente en bodyboard, y si pasa algo, luego lloraremos todos porque las rompientes son amantes muy caprichosas, y si murió Mark Foo, puede pasarnos algo a cualquiera.

 

Julian-Cuello surfista canario

Julian Cuello, uno de los locales más radicales de la zona. Foto_ José V. Glez / Fanfi Shop

 

–  Bañistas:

Miren que la Playa de las Canteras es pequeña. “Sólo” hay más de 2 km de agua para bañarse, y los bañistas los tienes debajo del pico, donde hacemos el bottom turn,y juegan a hundirse cuando pasa la tabla. Y luego nos preguntamos por qué ocurren los accidentes.

No vamos a mentir, las rompientes son un sitio peligroso, con corrientes que pueden ser muy fuertes, tablas sueltas por amarraderas que se rompen, en La Cicer hay rocas semienterradas en lugares insospechados.  No es el mejor sitio para bañarse. Y menos para llevar a bebés o ponerse a hacer el cafre.

No hablo de prohibir el baño ni mucho menos, pero sí que la gente use el sentido común un poco. De hecho, no es la primera vez que los surferos deben sacar a algún bañista.

En un capítulo aparte dejo a un tipo que el año pasado salió en un kayak, llegó donde estábamos surfeando y se puso a lanzar el anzuelo (estuvo allí más de dos horas y ni cruz roja ni policía local le dijeron nada, pese a los avisos. Al final hubo que hablar con él e invitarle amistosamente a marcharse por el peligro que suponía).

 

Foto de archivo: Algunos de los locales más representativos de la zona de La Cicer. Foto_ José V. Glez / Fanfi Shop

 

–  Los locales:

Los que vamos con frecuencia también somos para echarles de comer a parte, a veces, no lo voy a negar. Nos creemos que la playa es nuestra, etc. y también tenemos que amarnos de paciencia.

Las olas no son nuestras por muy pro que seamos (y yo no soy uno de esos). Da mucho coraje cuando estás en un sitio esperando una ola un buen rato y viene otro, la rema y te la “salta” (vale que estaba mejor colocado, pero tú llevas ahí un rato y el otro acaba de coger una).

Hay que tener paciencia con los que son peores y no abusar de que tienes allí, a tus colegas… que nunca sabes lo que te va a pasar cuando salgas de agua (recuerdo ver a más de un grupito quedarse blancos como folios al darse cuenta de quienes eran los colegas del que habían puteado dentro).

Por eso y en resumen, el Surf es para disfrutar, ve con mentalidad positiva,  no te quemes y no quemes a los demás, que en La Cicer somos muchos y, si la cosa sigue como va, vamos a ser muchos más.

 

Todo este escrito nos llegó a la redacción de la revista hace unos días. El remitente no quiere que se publique su nombre. Y hemos respetado su decisión.

El problema golpea no sólo la Playa de Las Canteras,  se repite en otras zonas y en otras islas. Juntar al colectivo para dirigir a los gobiernos locales para crear una normativa que se aplique al sector, que trate de contentar en la medida de lo posible a todo el colectivo, pasando por pescadores, bañistas, surfistas etc, es algo urgente que debería tratarse. Pero ya sabemos el dicho: Las cosas de palacio…

 

Guia de surf de Canarias

La insostenible situación del Surfing en La Cicer.

1354
Views