Jamie O’Brien negociado con el diablo

Jamie O’Brien ha hecho una carrera de arriesgarse y, sin embargo, no parece haber sufrido una lesión grave en su recorrido. Cayendo sobre las cataratas de Pipe y Waimea, los golpes del cuello son brutales , no importa, el surfer rebota en los arrecifes y en la arena compactos como un muñeco de goma.