¿Deberíamos dejar de surfear?

Las personas pasan por ciclos y estados de ánimo a lo largo de la vida. A veces, ya no sentimos el mismo feeling. La emoción se ha ido, ya no surfeamos de forma regular.

El trabajo, la salud, o que nos hacemos mayores, nos hacen alejarnos de las olas, pero no hay una razón válida para dejar de surfear,  y no digas que has dejado de hacerlo, NUNCA.

Un día estás de pie en una ola por primera vez, y al otro piensas que hay cosas mejores que hacer que estar en el agua esperando la serie. 

Cuando somos jóvenes, nos involucramos de lleno, sólo queremos olas, fiestas y festivales de surf.

Unos años más tarde, los estudios acaparan todo nuestro tiempo, y dejamos casi por completo, las olas.

Tubo en El Confital

El tiempo vuela tan rápido como la entrada y salida de un tubo, y las olas van y vienen. En un abrir y cerrar de ojos, estamos casados, con niños, y facturas por pagar.

Tener niños en casa es una de las razones por las cuales aparcamos el surf. El tiempo libre que dedicábamos a las olas, se ve reducido con las actividades de los enanos.

El truco es pensar que el surf es una salida de escape, de desconectar del estrés semanal. Algo que nos hace sentirnos vivos, relajados, y con más fuerza para lidiar con las obligaciones.

Llega un momento cuando alcanzas los 40, 50… que no presta ponerse un traje húmedo, estar sentados con frío esperando esa ola. Pero no dejes de surfear,  siempre habrá un longboard, que te hará pasar menos frío.

El surf es medicina, es una bendición, que hace maravillas en mente y alma. 

¿Deberíamos dejar de surfear?.

835
Views